Familia

Gruta es una heladería verdaderamente artesanal que acaba de cumplir 40 años, inaugurada en octubre de 1977 continúa siendo un emprendimiento familiar. Hector, santafecino de Armstrong llego a Buenos Aires y aprendió el arte de los helados con la familia Solimano, heladeros italianos instalados en la zona de Floresta. Junto a su hijos Oscar, Marcelo y Silvana, luego su sobrino Alejandro y hoy también sus nietos hacen en el local de la calle Sucre el mejor helado artesanal que hoy ya reconocen tres generaciones de familias.